Saltar al contenido

Los Mejores Bancos de Madera Rústicos

“Rústico” suele ser un adjetivo que se usa para denominar algo que denota dureza o poco cuidado, pero en el caso de los bancos de maderas rústicos este se usa para nombrar un estilo que tiene ciertas convenciones estéticas y que requiere de ciertos materiales en específico.

Es, a su modo particular, un tipo de banco que los entusiastas de los muebles con un acabado salvaje y emocionante podrán apreciar inmensamente, y en los siguientes párrafos ofrecemos detalles, características y curiosidades que pueden ayudarte a adquirir el mejor banco de este estilo por el menor precio.

Bancos de madera con estilo rústico

Una forma de describir este estilo para los bancos de madera es que pareciera un cruce entre la decoración natural con las texturas y los picos lúgubres del estilo gótico que se popularizó entre los siglos XII y XIV. Este estilo se caracterizaba por detalles toscos de colores oscuros y texturas ricas, con un aire sobrio y severo que inspiró al arte de la época.

Con esta comparación queremos resaltar que transmiten ese aire de solemnidad y cierto barroquismo, que corre el peligro de caer en oscurantismo pero es salvado gracias a la calidez que tiene la madera como material gracias a su color y su textura.

Estos muebles se trabajan con trozos enteros de troncos, madera poco serrada o barnizada, y con cierta inclinación hacia lo asimétrico en lugar de lo perfilado. Eso se hace con la intención de darle un aire más natural, más de bosque y relacionado con lo salvaje.

Es una excelente manera de mantener el mundo natural dentro de tu casa, y además son muebles de fácil elaboración o de costes baratos en caso de que no seas muy buen artesano.

Se verán bien tanto en interiores como en exteriores, y hacer una decoración con más elementos de estética similar puede enfatizar aún más ese ambiente natural dentro del hogar.

Los mejores materiales para un banco de madera rústico

Los distintos tipos de madera tienen distintas características que pueden brindar cualidades o defectos a cada mueble, y en el caso de estos casi todo es ganancia.

El material más común que se usa en la fabricación de estos muebles es la madera de acacia, entre cuyas bondades se encuentra la elasticidad en su tratamiento y la dureza en su acabado.

Resistente al paso del tiempo y a la humedad del invierno o al calor incesante del verano, los bancos de madera rústicos realizados con madera de acacia no necesitan de mayor mantenimiento a lo largo de su vida útil porque no se pudren.

Además la madera de acacia no es muy cara: puedes conseguir buenos modelos con este material en menos de 100 euros.

Los muebles de este tipo hechos con madera de pino también son de muy buena calidad: el pino es fácil de manejar, segregará cantidades más bajas de resina y permite colores claros y vívidos en su acabado gracias a la predisposición natural de esta madera hacia la claridad.

La madera de pino es mucho más barata que la madera de acacia pero menos resistente, así que entre estas dos opciones tienes para escoger. Ya depende de los gustos personales y presupuesto a la mano para adquirir estas piezas.

Acabados, tamaño y peso generales de los bancos de madera rústicos

Dependiendo de las necesidades del consumidor las dimensiones de un banco de madera rustico son 29 x 160 x 49,5 cm si se quiere un banco para tres personas de medidas y peso estándar, o 29 x 245 x 49,5 cm para cuatro o cinco personas de medidas y peso estándar.

Teniendo en cuenta las dimensiones se puede calcular que el peso variará entre los modelos: para uno de varias personas con las medidas especificadas arriba puede oscilar entre los 5 y los 4 kilogramos, y la mitad de estos si es un banquillo sencillo para una sola persona de poco peso o un niño, sí acaso no es un poco menos.

Los acabados varían: los tienes sencillos y extra rústicos como si el banco fuese tan solo un trozo de tronco amarrado entre dos tablas y los tienes bien prolijos y con detalles tallados en la madera o con pequeños patrones de la elección. Todo es cuestión de ponerse creativo y comunicarse con el artesano en cuestión.

En algunos casos se trabaja con resina y otros componentes para asegurar que la vida ya de por sí longeva de uno de estos muebles sea aun más larga, por lo que es recomendable buscar este tipo de acabado para exprimir al máximo la compra.

Estos muebles se barnizan para brindarles mayor riqueza en su textura y su color, pero también pueden volverse a pintar (añadiendo una segunda capa barniz tras esto, claro) por lo que no necesitarás de mucho para poder personalizarlos a tu antojo o cubrir pequeños errores de fabricación.

Motivos para comprar un banco de madera rústico

Por el lado de lo practico estos muebles son sencillos de adquirir, de instalar y de mantener en el hogar.

Sus materiales son baratos y fáciles de trabajar (recordamos los beneficios de la madera de acacia en particular) y hay buenas ofertas en línea por los conjuntos ya terminados.

Así que resultan económicos (o fáciles de hacer para tal caso) y duraderos, pero lo más importante de todo es que son muebles muy llamativos, lo cual siempre juega  a favor del comprador: hay que impresionar ¿y qué mejor forma de hacerlo que con algo tan diferente y fuera de lo común?

Son perfectos para darle un toque de salvajismo a los interiores del hogar, de la cocina o de la oficina en un mundo donde la decoración de interiores se antoja cada vez más gris y cuadriculada.

Estos muebles son como la naturaleza misma: dispar, energéticos, caóticos y extrañamente perfectos a su manera. Es una recomendación para todo entusiasta de la decoración barroca o cargada de personalidad y un estilo muy marcado.